Constancia

¡Ay! Que todo lo que empiezas lo dejas a medias. Pues este blog ni a cuartos llegó. Empecé hace un año. Terminé hace… un año. Lamentable. Lo reconozco. Qué le vamos a hacer. Ya me lo dicen habitualmente… Dejas todo a medias. Juro que no. No todo. Y no pienso entrar en detalles. 

Pues bien. Hoy retomo esa incostancia constante en mi vida. Vuelvo a escribir. No sé si duraré un mes, dos, cinco o ninguno. Pero aquí me tienes para quitarte un rato de tu tiempo y que ahiantes mis rollos. 
… 
Joder. ¿Sobre que escribo en mi vuelta? Pues, mira, llevo un rato dándole vueltas y no tengo ni idea así que mañana vuelvo. Hoy, digamos, ha sido, en cierto modo, la manera obligada de abrir el blog, releer, pensar, recordar… para que en breve me ponga las pilas y os cuente cosas. Así que, por hoy, os dejo con esto. 
Sed buenos pero constantes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *