The lion sleeps tonight

Jay Siegel, Hank Medress, Phil Margo y, su hermano de 14 años, Mitch Margo formaban el grupo The Tokens en 1961. El grupo, como tal, se creó en 1955 en el Abraham Lincoln High School de Brooklyn. Tras unas idas y venidas de distintos miembros, así es como quedó cuando salió a la luz la versión, su versión de The Lion Sleeps Tonight. 

Unos años después, a principios de los 80, un niño cogía una silla para subirse a ella y poder llegar al armario donde se guardaba una gran colección de discos en su casa. Ese niño buscaba y rebuscaba hasta encontrar uno con la carátula en tonos azules y grises. Ese niño, sin hacer mucho ruido para no ser descubierto por su padre, sacaba el disco, lo miraba con emoción, lo sacaba de su funda, se lo pasaba por la camiseta para quitarle unas pocas motas de polvo y lo colocaba en el tocadiscos. Una vez lo encendía, colocaba la aguja sobre el surco corresponidente y subía el volumen al máximo. 

  
Podía escuchar esa canción decenas de veces por tarde. Día tras otro. Alguna noche lo hizo también. Siempre esperaba a que el resto de su familia estuviese ocupada haciendo otras cosas. No quería que nadie le molestase. La oía. La escuchaba. La tarareaba. La… cantaba. 

Pues bien, ese niño creció y hubo un año, 1992 para ser exactos, que a finales de verano se subió a un avión camino de Estados Unidos para estudiar COU. Un fin de semana cualquiera, la familia de acogida, en este caso, el padre, que ejercía de padre, madre, hermano… era un tipo divorciado y sin hijos, le llevó a Pennsylvania a Hershey Park, el parque de atracciones de la marca de chocolates. Pasaron un largo día allí subiendo y bajando en montañas rusas y otras atracciones. Al caer el sol, decidieron que era hora de coger el coche y volver a casa pues les esperaba un largo viaje de vuelta. Al dirigirse hacia la salida del parque, ese niño, ya adolescente, creyó oir aquella canción. Dejó de atender a todo y solo se concentró en la música que se oía a lo lejos. La siguió hasta que se encontró con cuatro señores sobre un escenario. Las gradas estaban vacías. Andaban por ahí varias personas haciendo lo que tuvieran que hacer. Dejaron de tocar y uno de ellos bajó del escenario. Da igual quién fuera. Se acercó al, ya, adolescente y le preguntó si necesitaba algo. El niño le preguntó que quienes eran. Les dijo que la versión que estaban tocando de The Tokens era increiblemente parecida a la que él escuchaba, a escondidas, años atrás. El señor sonrió. El señor dijo: “We are The Tokens”. 

Hablaron un rato. Le contó que venía de Madrid durante un año para estudiar COU. Le contó la cantidad de veces que pudo escuchar esa canción de pequeño. Lo mucho que le gustaba. Lo poco que tardó en memorizarla. Y él, el cantante, el mito, le invitó a quedarse en el concierto que comenzaría un rato después. Así hicieron. Se quedaron. Se sentaron en la segunda fila. Y a mitad de concierto, cuando parecía que iban a cantar otra canción, el mito, se acercó al micrófono y le pidió que subiese al escenario. Subió. Le presentó al público y le hizo sentarse en un taburete para escuchar desde el mismo escenario la canción, la misma que escuchó tantas veces hasta destrozar el disco, aquella canción que tanto le gustaba de pequeño. Al terminar, se despidieron y le regalaron un cassette firmado por los cuatro y una camiseta del grupo. Las viejas glorias seguían vivas. Seguían dando guerra. No en escenarios con miles de personas aplaudiendo, no, pero sí en un pequeño escenario para unas 800 personas que aplaudieron a rabiar. Yo entre ellas.

El otro día mi hijo mayor me pidió que le pusiese en Spotify esa canción. Ese niño de los años 80 es hoy padre de un niño de su misma edad que empieza a escuchar esa misma canción. Pronto, sé que la tareará. Y más adelante la cantará. La vida se repite. 

Y hoy, no sé donde, he visto este video que me ha hecho recordar todo aquello. Versión a capela de un grupo alemán digno de ver y de escuchar. 

In the jungle 

The mighty jungle 

The lion sleeps tonight 

In the jungle 

The mighty jungle 

The lion sleeps tonight


In the village 

The quiet village 

The lion sleeps tonight 

In the village 

The quiet village 

The lion sleeps tonight 


Hush my darling 

Don’t cry my darling 

The lion sleeps tonight 

Hush my darling 

Don’t cry my darling 

The lion sleeps tonight

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *