No os conozco pero ya os quiero. (Ucrania).

No os conozco pero ya os quiero. Abandonasteis Madrid. Dejasteis Lugo. Toledo y, tal vez, Ciudad Real. Aparcasteis vuestras vidas para huir del bienestar y acudir al infierno. ¡Gracias por tanto!

No os conozco pero ya os quiero. Valientes como nadie. Osados también, ¿por qué no? ¿Y qué? Vuestra osadía y valentía salvarán vidas. Unos os dirán locos. Otros os llamarán utópicos. Yo, con mucha vergüenza, os envidio y os llamo ídolos. ¡Gracias por tanto!

No os conozco pero ya os quiero. 2900 kilómetros. 2900 kilos de esperanza. 2900 sueños. 2900 sonrisas. ¡2900 veces 2900 gracias! ¡Gracias por tanto!

No os conozco pero ya os quiero. Cruzaréis Europa. Castilla. Aragón. País Vasco. Francia. Bélgica. Alemania. Polonia. Lugares con mucha Historia que se resumirá en la historia de todas y cada una de las familias que vuelvan con vosotros. Una historia de la que seréis personajes secundarios pero, no lo dudéis, imprescindibles. ¡Gracias por tanto!

No os conozco pero ya os quiero. A Marta. A Beatriz. A Clotilde. A Susana. A Tomás. A David. A todos los que despertasteis y quisisteis convertir pesadillas en sueños. Desesperanza en optimismo. Rendimiento en vitalidad. Al fin y al cabo, guerra en paz. ¡Gracias por tanto!

No os conozco pero ya os quiero. Soy vuestro marido. Vuestro hijo. Vuestra madre. Soy vuestro vecino. Vuestra compañera de trabajo. Soy vuestro amigo. Siento un orgullo mayúsculo por serlo. Os empiezo a conocer un poco. Os quiero todavía más. ¡Gracias por tanto!

¡Os quiero! ¡Os queremos!

Gracias a todos: Convoy Esperanza, Marta, Tomás, Susana, Álvaro, Cloti, Carolina, Fran, Ricardo , Fernando, Mónica, Manel, María José, Alejandra, Tomás, Javier, Juan, Julija , Fran…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.