Los medios de comunicación y Blanca Fernández Ochoa

Hace unos días nos íbamos a la cama con el cuerpo cortado por la siguiente noticia:

https://twitter.com/policia/status/1167867419345293312?s=21

Recuerdo el año 1992 por varias razones. En primer lugar, me fui a estudiar COU a Estados Unidos. Se celebraron los Juegos Olímpicos en España. Madrid fue Capital Cultural de Europa. Sevilla fue el centro del mundo con Curro y su Expo. Y un horrible y espeluznante crimen centró los objetivos de todas las cámaras de televisión: tres niñas de catorce y quince años fueron asesinadas por dos malnacidos. El Caso Alcàsser.

Blanca Fernández Ochoa ha desaparecido. Increíble pero cierto. Al día siguiente solo se hablaba de eso. En el chiringuito, en la oficina, en la piscina, en el banco, en las redes sociales y… en los medios de comunicación.

Lógicamente, fue un caso mediático. Prensa, radio y televisión se hicieron eco, y hueco en Alcàsser. Prensa, radio y televisión abrían todos los días con la misma noticia. El mismo tema. Tiempo después esos mismos medios de comunicación se dieron cuenta de su frío trato con familiares por parte de algún medio en concreto e hicieron buena autocrítica. Tanto es así que, más de veinte años después, se sigue hablando del tema, no del crimen, que también, sino de la mala praxis por parte de la prensa.

Hoy no es 1992. Hoy no hay tres niñas secuestradas, torturadas ni muertas. Hoy ha desaparecido una señora de 56 años de edad. Hoy ha desaparecido Blanca Fernández Ochoa. Sí, es verdad, conocida por todos por sus grandes logros deportivos. Sí, es verdad, medallista olímpica. Sí, es verdad, Medalla de Oro al Mérito Deportivo. Pero, no olvidemos el Caso Alcàsser, a lo periodístico me refiero, ya que hoy, 27 años después, se está cayendo en los mismos errores. Buitres tratando a la familia, a la persona, a la noticia, como si de carroña de primera se tratara. Utilicemos los medios para encontrarla y no para lincharla. Usemos los medios para ayudar y no para entorpecer. Seamos inteligentes. Ya hicieron autocrítica y parece que funcionó.

Y, por supuesto, no olviden, los medios, que Blanca Fernández Ochoa es una más de cientos de desaparecidos en España. No hay más que entrar en http://www.sosdesaparecidos.es y ver que Miguel, Ana, Henry, Consuelo, Alberto, Borja, Ángeles, Zuni, Cristina, Shaozhong, Luciana… y muchos más… muchísimos… siguen desaparecidos. A ellos no les buscan drones ni helicópteros ni cámaras de televisión. Ellos no salen en los periódicos. Ellos no tienen familiares ni amigos a quién entrevistar. Ojalá tratásemos a todos por igual. Ojalá tratásemos todos los casos como el que nos ocupa. Yo el primero.

http://sosdesaparecidos.es/inicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *