El blog de Andrés Marcio

Hace unos años, un 15 de enero de 2015, escribía por aquí cómo y porqué conocí a Andrés. Hace unos años, un 10 de enero de 2015, sus padres me contaron la historia, la preciosa historia de la fundación que lleva su nombre. Hace unos años, un mes de enero de 2015, algo… alguien, hizo que me enganchara a él y el resto de niños que comparten su peculiar enfermedad de tal forma que me es imposible dejarlo. ¡Bendita droga!

Hoy, viernes 20 de septiembre, aquel renacuajo que me enamoró ve cumplirse uno de sus muchos sueños y publica por primera vez en su blog. Os animo a leerle. Os animo a seguirle. Os animo a vivirle. Os animo, en definitiva, a sentirle. Durante el tiempo que dure la lectura seréis Andrés. Durante ese rato, os hará ser un inteligente personaje en un cuerpo adolescente. Aprenderéis mucho de él, no lo dudo. Tal vez no hable de moléculas y átomos. Seguramente no toque temas de física cuántica. Igual deja para otros expertos palabras de economía mundial. Pero, os aseguro que será muy interesante todo de lo que nos hable.

¡Andrés, enhorabuena! Aquí tienes a un lector esperando con muchas ganas tu próxima entrada en Menos salir a correr, hago de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *