Los ángeles sí existen

 

– “¿Te puedo robar dos minutos para contarte una historia? Luego tú decides si me das más tiempo o no.”

Me lo dio. Me dio cinco más. Y diez. Incluso 20. Charlamos sobre ellos. Álvaro, Lluis, Nico, Ekaterina… Andrés… Hablamos de cómo son. Cómo podrían ser. Cómo querríamos que fueran. Pero, en definitiva, hablamos de ellos. Le mostré un par de vídeos. Los vio, solo, sentado. Sigue leyendo

20 días de vida.

Me dieron 20 días de vida. Así. Sin más. Sin menos. 20 días. No lo pensé dos veces. Salí volando hacia el aeropuerto. Sorteé colas de gente. Todos esperaban ansiosos sus vuelos. Sigue leyendo

Patria

Patria. Fernando Aramburu. Narra la vida de dos mujeres, dos familias, tras el anuncio de ETA de dejar las armas. Dos familias rotas, a una le mataron a un marido, a un padre… a otra le “mataron” a un hijo, a un hermano… dos familias… dos dramas.

Hace unos años conocí a una familia del País Vasco Sigue leyendo

Puigdemont 1 – Iniesta 0

Banderita nacional

Llevo varios días dándole vueltas a un asunto que me llama la atención. La revolución abanderada que se ha originado con motivo de todo lo acontecido al noreste de la Península Ibérica. Sí, de España. España. Es-pa-ña. No pasa nada, se puede decir. Se puede pronunciar. No salen llagas al nombrarla. Sigue leyendo

Más de veinte años juntos.

La conocí con 15 años. Yo, tenía 15. Ella, bastante mayor que yo. Tuvimos una relación a escondidas, al principio. Nadie sabía lo nuestro. Tanto ella como yo guardábamos bien el secreto, Sigue leyendo

Primer día de cole

Empiezan las clases. Dos meses y pico de vacaciones. Vuelta al cemento. Vuelta al ladrillo. Vuelta a la luz fluorescente. La bata blanca. La pizarra verde. La pizarra blanca. Vuelta al patio. Balones. Combas. Peonzas. Cromos. Sile. Nole. Vuelta a las carpetas. Mochilas. Babis. Calcetines verdes. Sigue leyendo

¡Sí, sí, no es broma!

– No me lo creo.
– Créetelo.
– ¡Venga ya! No es posible.
– ¡Sí, sí, no es broma!

Un día cualquiera de dentro de algún año cualquiera, una pareja cualquiera comentando la noticia, la NOTICIA: Se acabó el cáncer. No hay más cáncer. Sigue leyendo

#QueTePetenCáncer

“#QueTePetenCáncer, todo junto y con tilde en la A”.

A mi sobrino, Gonzalo Perales, le diagnosticaron una de las miles de variedades de cáncer hace unos meses. Pudo haberse rendido y haberse entregado al diagnóstico. Pero no. Desde el primer momento ha sacado fuerzas, humor, energía… en definitiva, vitalidad, Sigue leyendo

Gracias, Ignacio.

Por todos es conocido. Hace unos días, en Londres, varios malnacidos llevaron a cabo otro atentado, otro más, reivindicando sus ideas. Como tantas otras veces, se llevaron por delante la vida de varios ciudadanos. Numerosas familias rotas. Ignacio Echeverría ha sido uno de ellos.

La familia de Ignacio, Sigue leyendo

Dos genios. Ingenio. Genio.

Hace unas semanas, un mes, a Gonzalo Perales le dignosticaron cáncer. Hace unas semanas, un mes, Gonzalo comenzó una nueva etapa en su corta vida. Hace unas semanas, un mes, nos empezó a enseñar su nuevo Yo, su nuevo Él. Hace unas semanas, un mes, Gonzalo hizo clic en muchos de nosotros.

Sí, seguramente a mí me hizo clic por ser quien es. Por ser hijo de una de mis primas. Por ser familia casi directa. Por ser como ha sido siempre. Por alguna extraña razón siempre he sentido predilección por él. Ha sido, es y será un tipo especial para mí… todavía me pregunto porqué.

A otros, sus amigos, sus compañeros de viajes, aventuras y desventuras, también les ha tocado. No hay más que ver y leer todos los comentarios en sus redes sociales. Está moviendo masas. Está moviendo corazones. Amigos directos. Pero, también, indirectos. Gente que no le conoce se suma a su #QueTePetenCáncer, sí, con tilde en la A.

Uno de ellos, mi buen amigo “de altos vuelos”, Mikel Urmeneta. Mikel, por todos conocido por sus dibujos de Kukuxumusu, hoy abandera otra gran compañía, Katuki Saguyaki. Al hablarle del caso de Gonzalo, no dudó en enviarme un mensaje de apoyo desde su Pamplona natal que, por supuesto, le he hecho llegar a su destinatario. Mikel desborda generosidad allá por donde pase.

Con este dibujo se juntan dos GRANDES. Mikel, por su ingenio y Gonzalo por su genio. Genio hacia la enfermedad. Genio con el que logrará dejar KO a su enemigo número uno, a su rival sobre la lona, al maldito cáncer que le tiene arrinconado, temporalmente, en la esquina del ring pero que pronto, muy pronto, será derribado sin posibilidad de levantarse de nuevo. Cáncer… tienes los días contados. No eres, para nada, consciente de a quién te enfrentas.

Gracias, Mikel. Siempre gracias.

Y, sobretodo…

Gracias, Gon. Siempre gracias. Gracias por enseñarnos lo que de verdad importa. Gracias por hacernos ver que hay algo más importante en la vida. Gracias por contagiarnos felicidad. Gracias por ser fuerte ante semejante drama. Gracias por hacernos parte de ello. Gracias por compartirlo. Gracias por contagiarnos. Sigue luchando y sigue contagiando.